Por supuesto, es justamente en estos casos cuando en pacientes adultos se produce un movimiento desordenado y des-coordinado de los dientes de manera que la ortodoncia es la opción indicada para posicionar las piezas movidas en la posición correcta y así poder rehabilitar la boca de manera definitiva.

Como norma general, y siempre y cuando sea posible, si a IMED Dental llega un caso combinado de ortodoncia y ausencias dentales candidatas a ser repuestas mediante implantes, se intenta optar por cerrar los espacios de las ausencias dentales mediante ortodoncia. No hay  nada mejor que usar el propio diente natural del ser humano para cerrar los huecos.

El en caso de que el/los hueco/huecos o espacio/espacios sin dientes sea demasiado grande, o sea imposible de cerrar mediante ortodoncia, optaremos por reemplazar el o los dientes ausentes mediante implantes.

 

 

Según la SEDO (Sociedad Española de Ortodoncia) es aconsejable realizar una primera visita en torno a los seis o siete años, ya que se trata del momento en el que aparecen los primeros molares y los incisivos ya han salido. Con esta revisión será posible saber si el desarrollo es correcto o bien detectar de forma precoz posibles alteraciones de maloclusión y/o malposición.

Aunque, a los cuatro años es posible localizar problemas de maloclusión producidas por cuestiones genéticas o malos hábitos durante la primera infancia, como el uso excesivo del chupete, la succión del dedo o la respiración por la boca.

Generalmente podríamos empezar a partir de los 6 años, pero como todo, siempre hay excepciones y tenemos que valorar cada caso de manera específica y concreta. En los primeros años solemos hacer tratamientos ortopédicos, es decir, tratamientos enfocados en el desarrollo y crecimiento óseo.

El síndrome de Sjögren o coloquialmente conocido como síndrome de “boca seca” o de “boca ardiente”, es una enfermedad autoinmune crónica e inflamatoria de origen desconocido. Afecta a diversas glándulas exocrinas tales como lacrimales y salivales, así como a otros órganos, ya que el sistema inmune las ataca y bloquea por una infiltración de linfocitos, impidiendo que estas segreguen sus líquidos tales como lagrimas o saliva.

Por ello las personas que lo padecen presentan sequedad ocular y picor tipo arenoso, así como Xerostomía (saliva escasa o prácticamente inexistente). Esta disminución de saliva desencadena a su vez multitud de dolencias como inflamación de lengua y mucosas, dificultad para masticar y tragar, mayor propensión a padecer infecciones tipo Candida, obstrucción glándulas pudiendo generan cálculos que en ocasiones requieren intervención, y finalmente mayor predisposición a caries dental.

Diagnóstico:

El diagnóstico habitualmente se basa en la presencia de síntomas oculares y orales, analítica para detectar variación anticuerpos, biopsia glandular y finalmente una evaluación clínica ya que esta afección puede venir asociada a multitud de patologías muy variadas, desde bulimia, disfunción renal, artrosis, hepatitis, antecedentes de radioterapia cabeza/cuello o simplemente asociada al envejecimiento o medicamentos.

Pronóstico:

Se trata de una afección crónica, es decir, incurable en la mayoría de los casos.
La gravedad variará en función de las enfermedades asociadas.

Tratamiento:

El tratamiento generalmente se limita a paliar síntomas mediante sustitutos de saliva artificial, pastas y enjuagues específicos, geles lubricantes, chicle sin azúcar y dieta e higiene estricta.

Como coadyuvante podemos incorporar analgésicos y apósitos tibios en zonas de glándulas obstruidas o inflamadas.

Solo en paciente con patologías asociadas más graves se opta por un tratamiento sistémico (Vasculitis, afectación pulmonar graves o artritis).

Y evitar si es viable consumir fármacos de tipo anti depresivo o antihistamínico si es factible dado que agravan la situación.

A nivel bucodental el calcio resulta un elemento esencial, ya que junto con el Flúor conforman el Fluoruro Cálcico, que actúa como barrera protectora en el esmalte sobre agresiones externas. Es por ello que si el aporte cálcico es deficiente nuestro cuerpo lo extraerá de huesos y dientes provocando a nivel sistémico lo que conocemos como osteoporosis, huesos porosos y débiles, y concretamente en los dientes una desmineralización que puede ocasionar dolencias tan diversas como:

  • Fragilidad dental, lo que origina dientes más quebradizos y con fracturas.
  • Mayor tendencia a Caries, lo que acaba mermando la integridad y durabilidad de las piezas dentales.
  • Y mayor sensibilidad dental, que resulta incómodo y doloroso para la persona que lo padece.

Dicho esto, es muy importante que sigamos una dieta variada y sana donde aportemos el calcio necesario presente principalmente en:

  • Lácteos y derivados (yogures, queso, helados etc…).
  • Cereales.
  • Frutas.
  • Verduras sobre todo de hoja verde.
  • Frutos secos.
  • Ciertos pescados.

Con estas pautas de alimentación y una correcta y rutinaria higiene bucodental, conseguiremos que el calcio sea un buen aliado en la protección y resistencia de nuestras piezas dentales por consecuencia de nuestro organismo y bienestar general.

Sin embargo y como curiosidad final, matizar que para que todo este proceso de absorción del calcio tenga lugar en nuestro cuerpo, es necesaria la intervención de la Vitamina D. Esta vitamina la produce nuestro organismo de forma natural tras exponernos a la luz solar, sin embargo, también podemos ingerirla en alimentos tales como pescados grasos, hongos y atún en conserva. Con ello concluimos, que el Calcio es un elemento crucial para nuestra fortaleza y resistencia ósea y dental, pero para que se halle en nuestro cuerpo debemos brindarle con asiduidad y constancia una dieta saludable, pautas de higiene optimas y una exposición solar de nuestro cuerpo que permita generar la vitamina D necesaria para que consigamos absorberlo.

Depende mucho del tipo de intervención, en el caso por ejemplo de una intervención para colocación de un implante, si se ha realizando mediante la técnica guiada por ordenador no hacen falta muchos cuidados, simplemente tomar la medicación que le receten y aplicar un gel antiséptico en la zona de colocación del implante dos semanas.

No hay ninguna época en la que no pueda instalarse un implante dental, el procedimiento además se puede realizar sin cirugía, guiado por ordenador, sin necesidad de puntos, con lo que el paciente puede hacer vida normal el mismo día de la instalación del implante.

El lavado de los dientes con cepillo dental, ya sea eléctrico o manual, nunca elimina por completo la placa y bacterias de la boca, por lo que lo debemos complementarlo con otras técnicas con el fin de conseguir una completa higiene oral, como el hilo dental, cepillos interproximales o los enjuagues bucales.

Los enjuagues bucales permiten llegar a los lugares más inaccesibles por el cepillo dental, previniendo y reduciendo la placa dental y eliminando más bacterias. Además, según el principio activo que contengan proporcionan beneficios adicionales, pudiendo contribuir a la reducción de la hipersensibilidad dental, el control de la halitosis o reducción de la inflamación de encías o gingivitis.

Una corona dental es un elemento protésico o funda que se coloca de manera fija sobre un diente, que ha sido desgastado previamente, cubriéndolo totalmente. También se realizan sobre los implantes, siendo la corona la parte visible en boca que simula un diente natural, con el fin de devolver la función masticatoria y estética perdidas.

Una de las indicaciones para la realización de una corona es evitar la fractura de un diente debilitado y alargar su vida en boca. Es el caso de dientes que han perdido mucha estructura dental, con grandes reconstrucciones o empastes y de dientes endodonciados que, debido a la desvitalización del mismo, son más frágiles. También están indicadas en dientes con grandes desgastes para devolver su anatomía y función masticatoria. Otra de las indicaciones es mejorar la estética de los dientes, pudiendo cambiar el color y la forma.

Solicitar más información

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto.


(*) Campos obligatorios