8 marzo 2019

Quizás al leer esto estaréis preguntándoos que es la sobremordida, si tienes sobremordida, que consecuencias tiene, no te preocupes por que hoy te vamos a explicar todo sobre ello. En el caso de sufrir de sobremordida, no te preocupes, se trata de una de los problemas de maloclusión más comunes entre los pacientes que tratamos.

Suele ser muy común, entre muchas personas, el pensar que no tener los dientes alineados es simplemente una cuestión estética. Sin embargo, una mala mordida también puede tener efectos negativos tanto en la boca como la salud general.

La sobremordida es una de las maloclusiones menos visibles, ya que no tiene por qué percibirse al sonreír debido a que no siempre mostramos los dientes inferiores cuando lo hacemos. Para que se considere que una persona tiene sobremordida, sus dientes superiores deben estar más adelantados que los inferiores, incluso llegando a cubrirlo total y parcialmente en algunos casos.

¿Qué es la sobremordida?

Tal y como os hemos adelantado, la sobremordida es cuando los dientes superiores cubren de manera vertical los dientes inferiores. Esto hace que se produzca un solapamiento al morder, además, en algunos casos los dientes superiores llegan a tapar a los inferiores.

En muchos casos se debe a factores genéticos, y en otros son originados por malas costumbres durante la infancia. Aún así, son muchos pacientes que aprenden a convivir con una mala mordida de toda la vida. Pero lo que no saben es que una mordida defectuosa puede alterar y dificultar con el tiempo procesos tan básicos como la masticación.

¿Qué consecuencias tiene la sobremordida?

Existen varios grados de sobremordida, según la gravedad del caso, por lo que a mayor grado más importantes serán los problemas que causa:

  • Apiñamiento en incisivos y/o caninos (colmillos) superiores
  • Mayor probabilidad de caries debido al apiñamiento, que dificulta la higiene bucodental
  • Mayor probabilidad de padecer una enfermedad periodontal debido a la dificultad para mantener la higiene
  • Tensión excesiva en la mandíbula, lo que se traduce en bruxismo y desgastes en los dientes
  • Dificultad con la higiene oral, ya que al haber dientes mal posicionados, se tiende a generar mayores zonas de retención de placa. Los dientes con una mala posición tienden a generar más zonas de retención de placa.
  • Aquellas personas con sobremordida son más propensas a desarrollar algunas patologías orales como pueden ser las caries dentales y las enfermedades, como la gingivitis.

¿Cómo corregir la sobremordida?

Ortodoncia interceptiva

La ortodoncia interceptiva son aparatos que colocados en niños con edades comprendidas entre los 6 y los 11 años, con el fin de guiar el desarrollo de los huesos maxilares en la fase de crecimiento del niño.

Al ser una edad temprana no se realiza corrección de la posición de los dientes, pero una vez que han pasado los 11 años se podría comenzar un tratamiento de ortodoncia para corregir la posición dentaria.

Ortodoncia (adolescentes y adultos):

En este caso, a diferencia de la ortodoncia interceptiva, solamente podemos corregir la posición de los dientes. Esto quiere decir que ya no es posible modificar los. Los tratamientos de ortodoncia que se realizan para poner solución a la sobremordida son:

Cirugía ortognática (adultos):

Es posible corregir la sobremordida en la mayoría de los casos, mediante la ortodoncia, pero existen casos aislados en los que la maloclusión ha sido producida por una mala posición de los huesos maxilares.

Cuando se dan estos casos, donde la ortodoncia con brackets o invisible no sea suficiente para corregir la mordida, será necesario optar por un tratamiento que combine la ortodoncia (normalmente con brackets) y la cirugía ortognática. Esta cirugía es una especialidad, dentro de la Medicina, cuyo objetivo es corregir la posición de los huesos maxilares en pacientes adultos. Mediante cortes en los huesos, se logra modificar su tamaño o posición, para así adelantar la mandíbula o retrasa el maxilar superior

¿Dónde acudir para corregir la sobremordida?

Nosotros recomendamos acudir al ortodoncista en el momento que se aprecien los primeros síntomas de sobremordida. De hecho, nunca es demasiado pronto para acudir al ortodoncista, aunque no se haya advertido ningún síntoma.

La unidad de odontología IMED Dental forma parte de IMED Hospitales, referentes de la sanidad privada en Alicante y Valencia, con todas las ventajas que un entorno hospitalario puede ofrecerte.